Imprimir esta página

Estudio bíblico sobre el significado de la salvación en el nuevo testamento

Estudio bíblico sobre el significado de la salvación en el nuevo testamento Estudio bíblico sobre el significado de la salvación en el nuevo testamento

La salvación en el Nuevo Testamento es alcanzar la bienaventuranza, es decir los verdaderos bienes espirituales del hombre, los dones prometidos por la esperanza. Es por esto que Jesús comienza la predicación del evangelio con el Sermón del Monte (Mateo 5:3-10 y Lucas 6:20-26): hay dos mentalidades (una edificante y otra destructiva), dos caminos (la rectitud y el pecado) y dos retribuciones ( la vida eterna por un lado y la muerte espiritual por el otro). El apóstol Pedro nos habla sobre la salvación: "Si el justo a duras penas se salva, ¿que sera del impío y del pecador?" 1 Pedro 4:18.
De acuerdo a las enseñanzas de Jesús la fe es necesaria para la vida en gracia, la conversión es el paso de una vida llena de pecados ("El que sabe obrar el bien y no lo hace comete pecado", Santiago 4:17) a una vida de rectitud ("haz por los demás lo que te gustaría que hicieran por ti", Mateo 7:12.)
La salvación es para los que aceptan el camino de la rectitud, la rectitud es imitar a Cristo ("Por tanto, imiten a Dios, como hijos muy amados" Efesios 5:1). Es importante aclarar que los que cumplen con la Ley de Moisés (Éxodo 20:2-17) no están bajo la gracia recordemos: "Todos los que viven por las obras que demanda la Ley están bajo maldición" Gálatas 3:10, la ley de Moisés esta hecha para los asesinos, los idólatras pero no para los que viven de acuerdo a la libertad del espíritu: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo", Marcos 12:31
La salvación esta directamente relacionada a la Ley del retorno, es más es una consecuencia de la misma: "No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segara vida eterna." Gálatas 6:7-8. 
Finalmente Jesús nos dice: "el que persevere hasta el final se salvará", Mateo 24:13. La perseverancia es la determinación diaria de obrar el bien evitando el mal, su característica distintiva es la resistencia. La resistencia es lo que diferencia la perseverancia del don de fortaleza.